La Leyenda Descrita por el Gran Maestro de Taiji Mei Hua Tang Lang Hao Hao Heng Lu (1887-1948) en el capítulo 9 de su manuscrito inédito escrito en 1926 y titulado "El Discurso sobre Taiji Mei Hua Tang Lang ".

Si uno habla sobre Tang Lang Quan entonces uno debe saber que su fundador y patriarca eran alguien llamado Wang Lang. Sin embargo no se sabe cuando vivió exactamente y de qué tipo de familia vino, pero ciertamente su familia no era adinerada. Wang Lang era famoso por su pasión por las artes marciales y por ser una excelente persona. Viajó mucho alrededor del Imperio Chino, estudiando diferentes estilos de boxeo y lo que le dio muchos amigos en las artes marciales.

Una vez, durante la festividad del medio-otoño Wang Lang realizó una caminata a las montañas de Lao Shan. Observó los magníficos precipicios y los ríos ilimitados que debajo corrian asombrado por esta poderosa inmensidad. Cuando su curiosidad fue mayor, decidió subir siguiendo las curvas y el camino empinado de las montañas. Al llegar a la cima Wang Lang oyó de repente el sonido callado de una campanilla.
Comenzó a caminar y encontró un antiguo templo, morada de ermitaños y decidió entrar para conseguir algo de comida y agua. Lo primero que vio fue a monjes taoístas que practicaban el arte del boxeo en la plaza principal del templo. Wang Lang contó aproximadamente sesenta posiciones y estilos que nunca había visto. Entonces Wang Lang les hizo una pregunta a los monjes taoístas pero no encontró respuesta, preguntó de nuevo pero la respuesta fue simplemente un silencio solo interrumpido por los sonidos de sus movimientos. Finalmente, Wang Lang decidió llamar la atención de uno de los practicantes tirándole un golpe. El monje se dio vuelta enfadado por la gran intrepidez de este desconocido y su falta de etiqueta y se lanzó hacia Wang Lang con los puños cerrados, preparado para castigarlo. Sin embargo el monje fue derribado inmediatamente por la rápida respuesta de Wang Lang. Una docena de monjes corrió para ayudar a su hermano religioso pero todos fallaron. Los Monjes empezaron a los gritos y llamaron al abad. Cuando el abad se acercó, Wang Lang explicó a la situación, que él solo quiso pedir comida y agua, que no tenía ninguna mala intención. El Abad contestó: "Todos éstos son mis discípulos, los monjes y yo estamos muy avergonzados por el fracaso, usted ¿me complacería con una lucha justa"? Wang Lang estaba de acuerdo pero perdió la lucha.

Entonces Wang Lang comprendió la profundidad de las habilidades marciales del abad e inmediatamente salió del templo. Se internó en los bosques y decidió descansar, y empezó a pensar sobre su lucha infructuosa y las razones por qué perdió.

De repente vio dos Mantis blancos en la rama del árbol. Uno de ellos estaba sosteniendo una mosca en sus piernas delanteras y el otro intentó llevarse la presa. Durante la lucha un Mantis estaba atacando y otro saltaba de lado en lado, mientras se agachaba atacaba con la velocidad del relámpago. Wang Lang concentró su mente en esta lucha y de repente comprendió los principios ocultos de la flexibilidad excelente y la agilidad de ataques del mantis. Entonces él volvió inmediatamente al templo taoísta y empezó una lucha con el abad. Inmediatamente el abad vió que las técnicas de mano de Wang Lang eran notoriamente diferentes de la última vez que habían luchado y también tuvo la certeza que esta lucha sería ganada por Wang Lang, El abad preguntó por la fuente de semejante técnica, pero Wang Lang continuó luchando en completo silencio. Después de que un rato el abad preguntó de nuevo pero no consiguió una respuesta. Sólo cuando Wang Lang ganó la lucha, le dijo la razón de su éxito al abad.

El abad envió a sus discípulos inmediatamente a los bosques tomar aproximadamente diez pares Mantis. Cuando los insectos fueron entregados, el abad los puso en la mesa a luchar. De esta manera Wang Lang y el abad pasaron largo tiempo aprendiendo los movimientos y las posiciones tácticas de los Mantis, comprometidos en luchas mortales. Entonces los dos maestros desarrollaron una nueva y confidencial técnica de boxeo qué era significativamente diferente de otros. Después Wang Lang dijo al abad: "Aunque usted y yo desarrollamos un nuevo estilo de boxeo, nosotros no debemos olvidarnos de la causa y la fuente de nuestro conocimiento. Si el Mantis no se esforzara por la comida y su existencia, no nos revelaría sus secretos y nunca desarrollaríamos este nuevo estilo".

El abad contestó: "¡Usted tiene razón! Para perpetuar la memoria de la fuente, nosotros llamaremos este estilo Tang Lang Men. Wang Lang y el abad desarrollaron doce caracteres - guiados por los principios de las técnicas de lucha del Mantis. También desarrollaron las primeras formas de mantis, como: Beng bu (Paso de Derrumbe), Lan jie (Interceptar) ,Ba Zhou (Ocho Codos), Mei Hua Lu (Flor de Ciruelo Cayendo) y Bai Yuan Tou Tao (el mono blanco roba la fruta). Sin embargo, este nuevo estilo fue durante mucho tiempo un privilegio de los monjes taoístas de Lao Shan. Wang Lang, por el resto de sus días, vivió en el templo taoísta.

La Segunda Generación. - Zhao Qi Lu. Después que Wang Lang falleció, el estilo se transmitió por numerosos años, acercándose a la perfección con cada generación de monjes taoístas. Durante los primeros años de la Dinastía de Qing (1644-1911), hubo un famoso practicante de artes marciales proveniente de una familia adinerada llamado Zhao Qi Lu. Zhao Qi Lu (Zhao Zhu) nació en la villa Dachi Shan, condado de Laiyang, Provincia de Shandong. Zhao Qi Lu se vuelve un discípulo un sacerdote de taoista errante.

El taoista residió con el Maestro Zhao durante unos años y el Maestro Zhao aprendió el Tang Lang Men en su totalidad, entonces el viejo sacerdote taoísta dejó la casa del Maestro Zhao para jamás volver de nuevo.
La Tercera Generación. - Liang Xue Xiang. El Maestro Zhao transmitió el arte a su único discípulo Liang Xue Xiang (1810 -?), (Liang Shu Pu) de la villa Yushan Kuang, Provincia de Shandong. Liang dominó el arte rápidamente y después viajó alrededor de China en busca de famosos maestros de diferentes estilos. Se sabe que él enseñó en Beijing e incluso fue promovido como oficial del séptimo regimiento después de pasar los exámenes militares gubernamentales con éxito.
A la edad de 45 volvió a Shandong donde permaneció hasta el final de su vida enseñando y promoviendo el Tang Lang Men. El Maestro Liang contribuyó grandemente al desarrollo y avance del sistema. Como un patriarca del Tang Lang Men, el Maestro Liang era un poco revolucionario, rompió con la tradición de transmitir el arte a sólo un discípulo, enseñando a no menos de siete discípulos: Jiang Hua Long, Hao Lian Ru (Hao Hong), Liang Jing Chuan (Liang Zhong Chuan), Xiu Kui Shan (Xiu Kui Jia), Sun Yuan Chang, Zhu Yong Xiu y Guo Jing Chuan.

La Cuarta Generación. - Hao Lian Ru. Uno de los primeros discípulos de Maestro Liang era un hombre llamado Hao Lian Ru (1865-1914), también conocido como . Hao Hong. Hao Lian Ru era del Pueblo de Miaohou, Condado de Mouping, Provincia de Shandong. Desde la niñez Hao Lian Ru practicó lo trasmitido por su familia, Luo Han Quan. Siendo joven se mudó a Beijing y se hizo famoso por sus técnicas de lanza por lo que se ganó el apodo de "La Lanza Mágica Hao" (Shen Qiang Hao).
En Beijing Hao Lian Ru se encontró con el maestro Liang Jing Chuan (un hijo del Maestro Liang Xue Xiang). Pronto, los dos hombres se volvieron como hermanos de sangre, y Hao Lian Ru más tarde se volvió un discípulo del propio maestro Liang Xue Xiang para aprender el Tang Lang Men. Después de fallecido el Maestro Liang Xue Xiang, Hao Lian Ru continuo el aprendizaje e intercambió habilidades con Liang Jing Chuan hijo del Maestro Liang. También se dijo que Hao Lian Ru más tarde aprendió algunas de sus habilidades de otro famoso maestro de Tang Lang llamado Jiang Hua Long. Con el tiempo, volvió a Yantai y empezó a enseñar. Como consecuencia, él ganó fama bajo el apodo" Hao Hong - el Mantis" (Tang Lang Hao Hong) y fue uno de los fundadores de una de las tres escuelas más importantes Yantai (Yantai San Da Quan Fang).

Cuando el Maestro Hao Lian Ru rodaba los cuarenta años deja el legado del estilo casi exclusivamente a sus seis hijos, rebautizándolo como (Hao Jia Tang Lang Quan)

La Quinta Generación. -Hao Heng Lu La Sexta Generación. -Hao Bin La Séptima Generación. – Maestro Sun De Yao La Octava Generación. - Ruben Chavez La Novena Generación. - Matias Cassina